FacebookTwitterGoogle Bookmarks
  • Web premiada con el Premio Internacional OX

María del Rosario Martínez Acosta. Ojinaga, Chihuahua. 1963.

Narradora.

 

Formación académica:

  • Profesora de Primaria egresada de la IByCENECH
  • Licenciatura en Lengua y Literatura por la Esc. Normal Superior
  • Maestría en Educación

 

 Obra publicada:

  •  Libro “El aniversario y otros cuentos” (2014)

 

Antologada en:

  • Tú Antología Poética, España. (2015)
  • Antología de narrativa hispanoamericana de Literary edition Seattle EE.UU. (2015)
  • Antología virtual Cuentos de Mucho Miedo con el cuento “Acosada” en la página web del mismo nombre. (2015)
  • Antología Tintas del desierto, SEECH e ICHICULT. (2011)
  • Cuento “Esta noche tuve miedo” del calendario de valores de fundación Televisa (2006-2007)
  • Antología Huellas del tiempo, SEECH e ICHICULT (2005)
  • Antología 3ª. Convocatoria de género de la SEP y el CONAFE. (2004)

 

 Reconocimientos

  • Mención honorífica en el IX Premio Nacional de narrativa de Tintanueva ediciones.(2014)

  • Primer lugar de cuento en la convocatoria “Voces del más allá” convocada por La cosa escrita, el Instituto de cultura de Veracruz y CONACULTA (2015)

  • Finalista en la convocatoria de cuento de Literary Edition Seattle EE.UU. (2015)

  • Finalista en la convocatoria de cuento El lobo no es como nos cuentan de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa. (2015)

  • Tercer lugar en el concurso de “Cuentos de mucho miedo” en la página web del mismo nombre. (2015)

  • Finalista ganadora en el concurso de cuento sobre valores de Fundación Televisa (2006)

  • Finalista ganadora en la 3ª. Convocatoria sobre equidad de género de SEP y CONAFE (2005)

 

Actividades literarias:

  • Formó parte de los diez libros más vendidos con su obra “El Aniversario y otros cuentos” de la editorial Tintanueva en la XXXVII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (2016)

  • Participó en el 2º. Encuentro de Escritores Parralenses en la ciudad de Parral Chih. (junio de 2014)

  • Participó en la presentación de la antología “Tintas del desierto” en la feria del libro en Chihuahua (2011)
  • Coordinadora del proyecto de narrativa de experiencias escolares “El lenguaje como medio eficaz de comunicación” ganador del 2º. Lugar Estatal en el Concurso “Don Quijote nos invita a leer” (2011)

  • Asistió al taller de escritura de Escritores del magisterio de SEECH (2006-2012)

  • Asiste al taller de narrativa fantástica “Ray Bradbury” (2015 a la fecha)

 

 Muestra de obra

La decisión de Mona (fragmento)

Por la noche se vistió con su mejor atuendo. Toda de blanco como una novia, se echó el rebozo sobre los hombros y salió al encuentro del amor. No siguió el sendero habitual para llegar a su cita aunque ya estaba oscuro. Mona iba por las afueras del pueblo. La frescura del agua que corría dulcemente en la acequia tenía aroma de ilusión. Sus pies marchaban con alegre ligereza sobre el bordo de tierra apretada que seguía con fidelidad el cauce del arroyo.

 

La oscuridad se hacía cada vez mayor. Escuchaba el canto de grillos y del agua al correr. Los frondosos árboles resguardaban las sombras. De pronto, al otro lado de la carretera, una que otra casita se distinguía iluminada como luciérnaga.

 

Mona empezó a sentir un dolorcillo en el vientre. Se llevó las manos hasta el estómago. El dolor la inclinó dominándola. Se acuclilló sudando cerca de un pequeño arbusto. Los faros de una camioneta aparecieron. El vehículo se detuvo muy cerca. Los ocupantes no la notaron.Una risita desagradable contaminó el aire. Cuando la puerta se abrió pudo ver a un apasionado don Macario manoseando a Elvira la empleada de la peluquería. Entre arrumacos y frases almibaradas se declaraban su amor.

 

Mona sintió una profunda náusea. El dolor se le intensificó. Lo sentía ascender reptando dentro suyo como un animal emponzoñado. Casi a gatas huyó del lugar arrepentida de haber tomado esa vereda. Sentía una sorpresa que la anonadaba. ¿Cómo era posible? Su rebozo estaba lleno de tierra, las barbillas lucían enzoquetadas, parecían las barbas de un vagabundo sucio y maloliente. Su paso ya no era tan ligero ni vivaz…