FacebookTwitterGoogle Bookmarks
  • Web premiada con el Premio Internacional OX

Rosario Margarita María Salas Woocay. Chihuahua, Chih. 1953.

Poeta.

 

Estudios:

  • Profesora de Primaria egresada de la ByCENECH; con Licenciatura en Educación Media, área de Español.
  • Estudios de Especialización en la enseñanza del Español.
  • Maestría en Desarrollo Educativo.

 

Publicaciones de obra personal:

  • Imágenes del Alma. 2008
  • Memorias. 2009.
  • Me Percibo Viva. 2010.
  • Mujer Ave. 2013. 

 

Aparece en las siguientes antologías:

  • Palabras Vivas. 1992.
  • Memorias de los Encuentros de Poetas del Magisterio Chihuahuense, 1992, 1995, 1996 y 2000.
  • Antología Poética del Magisterio de SEECH, 2005
  • Químicamente puras. 1997.
  • Al filo del poema. 2008.
  • Antología plástica y poética Color y Palabra, 2010.
  • Antología Poética del II Encuentro-Retiro en las Nubes. Tulúm, Quintana Roo, 2010.
  • Antologías de poesía Hechiceras de la Palabra.  2009.
  • Paisajes Interiores. 2010.
  • Las voces de las mariposas. 2011.
  • La República en la voz de sus poetas. Antología del Encuentro Internacionales de Mujeres Poetas en el País de las Nubes. 2012.
  • Centinelas de las palabrasAntología del Encuentro Internacionales de Mujeres Poetas en el País de las Nubes. 2013.
  • Antología Tintas del Desierto, de cuentos y relatos del Taller Gabriel Borunda de la SEECH, 2012.

 

Otras actividades literarias:

  • Participa con publicaciones en conocidos diarios impresos de la ciudad y Revista Ombligo, publicación digital.
  • Ha participado en la Exposición de Poesía, en la Fundación Cultural Sebastian en México, D.F. 2010. 

 

Muestra de obra poética:

Tierra árida

Llora el cielo y lo percibo

en el repicar de sus lágrimas en el tiempo,

manan por la desgracia de su suelo

cada vez más seco, más desierto,

cada vez...más yerto.

 

Ya el esmeralda es prohibido,

en las ramas de los árboles fugitivo,

cae la lluvia y el suelo la bebe

con la desesperación

de un náufrago, o de un mendigo.

 

Sin retornar en frutos

se clama lo verde,

qué diremos del color

de los rosales florecidos;

hoy con mis ojos sólo es sentido

lo gris de la noche, en cemento derretido.

 

Las nubes son ilusiones,

ya en ellas figuras no percibo;

pues sólo las veo en mi mente

cuando de los recuerdos, soy cautivo.

 

No existen pinos en los bosques

que inviten al cielo a ser benigno,

esparciendo alegría y dando vida;

hoy sólo llora triste, es esquivo.

 

Su llanto insuficiente ya no mora

en los troncos que ávidos reclaman,

el elíxir que corra por sus venas

alimentando la vida en sus entrañas.

 

Ya los montes son ceniza,

por incendios consumidos,

ya la Tierra está desierta,

son muy pocos,

los que quedan vivos.

Señora Naturaleza

 

¡Oh señora naturaleza

que en tu capricho

nos muestras

del mundo entero

su inigualable

belleza

 

En el cerro que a lo lejos,

lo vistes con las nubes

cual gasas de algodón

que lo recubren;

dibujando apenas su silueta

en el romanticismo de la espera

en

que se descubre.

 

¡Cómo oprime mi pecho!

la emoción que sublima

cada rincón que

me presentas

 

Utilizando a tu capricho

formas y color,

cincelando

en mi mente

con cada estampa,

las formas sugestivas...

de

una ilusión.

 

Flor de naranjo

 

Flor de azahar, flor del naranjo,

tu blancura corona las ramas;

suave enervas mis sentidos

cuando me envuelve tu sutil fragancia.

 

Reinas con grato perfume

en los patios, en sus colindancias;

cierro mis ojos y guardo memoria

de tus flores... odoríficas, aromáticas.

 

Me siento viva, con alma joven,

de tu presencia embriagada;

se hace mía a través del olfato,

es un embrujo, esencia mágica.

 

Despierta mi mente,

aviva los sentidos;

emana efluvios...

que prendan el alma.

 

Tú y yo

 

Toma mi mano

y vamos a volar,

recorrer el mundo en un suspiro;

planeando entre las nubes

para conocer de los mortales el sino.

 

Reposa junto a mí

y vamos a soñar,

con un mundo de paz

en que todos son dichosos

y se pueden alimentar.

 

Camina a mi lado,

marquemos senderos al andar

para llegar al cielo, y de nuevo retornar

con las manos llenas de luceros,

que nos iluminen

y permitan con la vida continuar.

 

Acerca tu oído al mío

y vamos a escuchar,

los acordes de un himno de paz,

que nos permitan reflexionar...

sobre lo que queremos ser

y lo que somos, desde que nacemos,

hasta el día en que en la tierra

habremos de descansar.

 

 

Abre tus ojos y observa

hacia dónde dirijo mi mirar,

descubre todo lo bello que brinda la vida,

desde el amanecer hasta el ocaso,

desde el nacer hasta el eterno descanso...

en una caricia, un beso, un abrazo,

a todo lo que nos permite...AMAR.

 

Otoño

 

Secará el cerezo

 

al irse el estío,

 

sus desnudas ramas

 

lo han de anunciar.

 

 

Y entristece mi alma

 

al temer que el tiempo,

 

no brinde primaveras

 

que lo hagan retoñar.

 

 

Imágenes

 

Efímera, fugaz crisálida,

serás de tintes bellos;

traslúcida oruga

al nacer

volarás.

 

Sólo un sueño, un lamento

y un tímido consuelo;

un susurro que opaca el viento

se desvanece,

y aún lo siento

 

Un latido, un parpadeo,

una chispa en el cerebro;

arena escurre entre los dedos,

descarga eléctrica

en el cuerpo.

 

Aroma que impregna de vida,

una paja en el cabello,

brisa que humedece el viento,

sale el sol y

se la lleva.

 

 

 

Perene huella que en la mente grava.

 

Una lágrima furtiva escapa;

capullo que lentamente abre

captura cada segundo

en nuestra era.

 

Calor que emana de fogosa hoguera

danza la llama en temblorosa espera,

naranja, dorada, la leña se quema;

chispa y aroma que el viento se lleva...

vuela y

se posa en la enredadera

 

Prístina lágrima que del ojo escapa,

dibuja una línea que en el tiempo queda;

marcando su rostro

en recuerdo de ella.

 

Pétalos de rosa que seca y se quiebra

al correr de los años ceniza se queda;

la huella de la playa,

El mar se la lleva...