FacebookTwitterGoogle Bookmarks
  • Web premiada con el Premio Internacional OX

Cristina Garay Carmona. Chihuahua, Chih., 1980.

Poeta y narradora.

 

Formación académica:

  • Licenciada en Letras Españolas. UACH.
  • Pasante de la Licenciatura en Educación Preescolar.

Formación artística:

  • Actriz Tallerista Tlatoani. Chih. 2004.
  • Taller de Teatro "Foro del Arte". Chih. 2012.
  • Taller de narrativa "Ray Bradbury". Sría del Cultura. Chih. 2014 - a la fecha.

Actividades culturales:

  • Promotora en Sala de Lectura. ICHICULT, 2002-2004.
  • Instructora de teatro en el DIF Municipal, 2001-2005.
  • Participación en el Ier Ciclo de Lecturas de Ciencia Ficción y Fantasía. Centro Cultural Bicentenario "Carlos Montemayor". Chih. 2016.
  • Participación en la 1a Jornada Literaria dentro del Festival Internacional de la Ciudad de Chihuahua, del Instituto de Cultura del Municipio en colaboración con el Centro Cultural Universitario "Quinta Gameros". 2016.

Obra publicada:

  • Forma parte de la antología "Quivirenses: 15 visiones de la ciencia ficción y fantasía chihuahuense". Editorial "Los hijos del gato cuántico". Chih. 2016.
  • Novela de autoría propia "Evangelio de ficción". Editorial Aldea Global. Chih. 2016.

Muestra de obra:

I

Post data

 

Ya es mediodía, pero has visto qué nubes tan hermosas, son un regalo de Dios para ti, míralas y dales forma, seguro encontrarás una maravilla divina, algo que plasmes en una hoja y permanezca treinta años más.

Huele la inminente lluvia, ¿coincidencia? No lo creo; generalmente una reina pone el cielo a su favor: es la fragancia de la bendición de tu Padre, quien te corona de favores y misericordia.

Te extraño.

 

II

Celebración de una década.

 

Contoneo de brisas en días nublados

Dos lustros disfrazados de una noche de rocío.

De visillos al viento

de mirada fugaz;

de adolescencia

de vida, de locura.

 

Vestidos de gala desfilan

Frente a mis horas sin contar

Bajo la lluvia nocturna

sobre cuásares fugitivos

y constelaciones sin descubrir.

Dos lustros no domesticables:

Ha vuelto su tiempo sin cita

Y heme aquí contemplando tus ojos

Entre las nubes de un café.

 

III

Diálogo de espejos

 

Nave de nimiedad, nave de vacuidad,

Nave escarpelo esculpe sobre el valle

La figura de tu sombra sobre las flores carnívoras

Que devoran devastadoras mi arte y furia.

Nave, tan solo eres nave

Que pronto en nicho de mármol desorbitarás…

Vuélvete al vuelo lejano, tras veredas espaciales

sin convenciones; gravitarías en olas de luz

sobre fuegos azules, sobre lámparas vivientes…

Vuela al olvido de ojos sellados

y un punto luminoso en el espacio infinito

serás después de tu deceso,

pero no temas quedarte sin alas, sin propulsor, sin ancla…

Este es el diálogo eterno de los espejos.

Navego en nave de nimiedades

En nave sin nombre, en nieve, en nubes, en nada… En barcos alados, en aviones sin zarpar.

Navego, vuelo, viajo, veo. ¡Vivo!

 

IV

Poebrisas

 

Verano que imita al otoño;

se desprenden hojas verdes

y bailan en las noches junto a mi puerta.

Verano de desvelos,

abre ya el paso a las hojas secas

en las que escribo cartas infinitas

deja que el viento solano las lleve

a donde un alma vacía,

un alma sin invierno, sin otoño

sin primavera y sin ti,

las requiera con ansia sin saberlo.

 

V

Soneto descompuesto

 

Espabilándose frente al espejo mágico

En un dictado lejos de la conciencia

Se dejan llevar, ya sin pluma ni tintero

Ya sin hojas, ya sin lápices, ni café humeante.

En la mayor de las purezas

Al ritmo de un pecho vivo…

No restan a la bohemia, ¡añaden!

Ni despojan a la tertulia de su rojo cielo.

Se embriagan sin beber, se llenan sin bocado,

Son pájaros sin alas cayendo entre las nubes

Sin volar vuelan, y ríen en silenciosa carcajada…

Se mecen, se balancean, son un remolino, 

y visibles sólo en infrarrojo, sobre teclas que bailan,

Bailan también sus manos de brisas.

VI

Cartas sobre el viento

 

Mientras yo, sembraba dos jardines

Y los cuidaba en el cálido terreno

Un dócil jardinero se pasea aun por aquí

Y riega mis plantas y da abono a mis flores

Me he dedicado por completo a este amor filial

Mientras yo, surcaba mi tierra maciza,

Como quien escribe cartas sobre el viento

Como las flores de mis jardines.

Mientras yo, agrietaba el camino terroso

Con azadón de sangre y pala fantasmal

Con lluvia contenida en ancestrales cielos

Con vientos bufantes, sonoras turbulencias.

Pero nunca más.espectro, dibujo, holograma.