FacebookTwitterGoogle Bookmarks
  • Web premiada con el Premio Internacional OX

Anel Uribe, Chihuahua. 1981.

Narradora.

 

Formación académica:

  • Licenciada en Administración, Instituto Tecnológico de Chihuahua.

Formación y experiencia artística:

  • Participación en el taller de narrativa "Ray Bradbury", Sría.de Cultura, Chih. 2015 - al presente.
  • Participación en el ciclo de lecturas de ciencia ficción y fantasía. Centro Cultural Bicentenario "Carlos Montemayor". Chih. 2016.
  • Participación en la 1a Jornada Literaria dentro del Festival Internacional de la Ciudad de Chihuahua. Instituto de Cultura del Municipio en colaboración con el Centro Cultural Universitario "Quinta Gameros". 2016.

Obra publicada:

  • Forma parte de la antología "Quivirenses: 15 visiones de la ciencia ficción y fantasía chihuahuense". Editorial "Los hijos del gato cuántico". Chih. 2016.
  • Sus cuentos fueron publicados en la revista digital "La piraña", No. 2. CDMX. 2016.

 

Muestra de obra:

 

Una sirena y su peculiar petición

Desde aquí puedo verte muy bien. Aquí el agua es más calma que la de afuera.

Recargada sobre esta gran roca, contemplo la respuesta a mi oración. Sólo tendré que aplicar la última porción contenida en la palma de mi mano derecha y estará el trabajo terminado, ¡y mira qué esplendidez!

No solamente lucen mis cabellos con tanta belleza, sino también me regalaron un traje lindísimo, que ajusta tan bien que hasta parece que todo el tiempo hubieran pensando en mí al hacerlo. Y el agua es deliciosa, curiosamente no tengo problemas para respirar estando rodeada de ella. La única sensación que me genera es alegría y bienestar. Así que no pude haber elegido mejor. Quizá la única duda que me queda es cuándo me sacarán de este contenedor. No es que la esté pasando mal. Solo quisiera poder presumir mi gran proeza, y no nada más en este curioso aparador. No me dijeron cuándo me sacarían de aquí, sólo que habrá algunos cambios al pedir un beneficio individual en vez de colectivo, pero bueno… Habiendo obtenido de la Serpiente lo que tanto soñé, ¿qué podría salir mal?

Horror

De mármol pulido y frío, amplio y sin resquebrajaduras que pudieran provocar tropiezos. Completamente liso y pulcro. Sandalias. Pies suaves, graciosos, medianos. Una falda poco ajustada. Piernas delgadas, torso firme. En el pecho mucho calor y en el cuello una gargantilla. Sonrisa fresca, matinal y en los ojos una claridad reflejante del sol de mediodía. Pasos rápidos hacia allá, pasos casi deslizantes hacia el hierro forjado del barandal y una sensación de calor. Demasiado calor. De tanto sudor corriendo por el cuello, se le resbala la gargantilla. Sigue caminando. El calor comienza a provocarle mucha comezón y la gargantilla dejó de importarle cuando vio la baranda; los pasos son menos largos, ahora rápidos, vigorosos, veloces. Finalmente corre. Su corazón definitiva-mente esta agitado, pero no tanto como sus sienes de tanto imaginar. Se deja frenar sólo por el barandal y súbitamente deja de sentir calor.

 El cráneo del bebé se partió. Sólo su alma quedó intacta.

Un gran árbol

Cada tarde se disponía a esperar con gusto su muerte, pero esta siempre era impuntual. Se quedaba mirando largamente las frondosas ramas: verdes, robustas, duras, secas... de su piel. Sí, de su piel.

Las uñas de los pies comenzaron a crecer desmesuradamente desde niño, y entre más las cortaba su madre, más crecían. hasta el punto de volverse duras y transformarse en ramas.

Entonces, un buen día, llegó el tiempo de podar el árbol.